jueves, 12 de junio de 2008

Elecciones Seccionales en Ecuador

CLIENTELISMO PAIS

El intercambio de votos por favores es una manifestación extrema y abiertamente política de las muy difundidas relaciones de intercambio informal, que han sobrevivido el proceso generalizado de burocratización e intercambios de mercado. ( Robert Gay “El Clientelismo y el Universalismo” )

Hace pocos meses se realizaron elecciones en las provincias recién creadas de Santo Domingo y Santa Elena y el nuevo cantón Quinsaloma.

Para realizar un análisis -y de alguna manera una contribución docente- debemos establecer las particularidades que tiene una elección seccional, como una acción de votación directa, en la que generalmente el vecino tiene interés de que su calle esté limpia y que el burgomaestre sea eficiente indistintamente de su ideología; a diferencia de una elección nacional donde se establece un voto ideológico o indirecto, en este caso el ciudadano actúa de acuerdo a sus convicciones ideológicas. El profesor español Javier Barranco Sainz en su libro “Marketing Político” establece: en la primera influye más la ideología, mientras que en la última lo determinante es la efectividad de un programa o los dotes de gestión de un candidato al que se lo ve más cercano.[1]

Si bien el procedimiento en una contienda electoral, seccional o local, tiene una dinámica distinta a una de carácter nacional, siempre hay que tener claro, desde el inicio, el criterio de que ninguna estrategia, en ningún caso, desde una elección presidencial a un club de amigos, es igual a otra.

Las últimas seccionales realizadas en Ecuador, podríamos calificarlas como elecciones de “laboratorio” donde el oficialismo puso a prueba su maquinaria de campaña. La estrategia en cada provincia fue distinta a la otra; en Santa Elena[2] fue notoria la preocupación del gobierno manifestada en el ejercicio de un clientelismo político que quizá no se haya visto desde el retorno a la democracia; se puso a disposición de las candidaturas oficialistas todo el aparato estatal, así como la realización de acciones teledirigidas a captar mas adeptos a favor de la guayaquileña[3] candidata a prefecta, como el ofrecer la compra de motores fuera de borda a todos los pescadores artesanales que hayan sido víctimas de los piratas durante la realización de faenas de pesca (¿quien determina a quién robaron y a quién no en alta mar?), esto a discreción del Banco de Fomento.

Tal fue la preocupación del gobierno que el mismo presidente en persona proclamó ganadora a su candidata, en momentos que ni siquiera el primerizo Tribunal Electoral de la nueva provincia se atrevía hacerlo. En Santo Domingo, con casi el doble de votantes habilitados en el padrón, era clara la contundencia del candidato oficialista a Prefecto, con la curiosidad que éste sacó el 20% de los votos y su lista de consejeros el 55,67% (http://app.tse.gov.ec/Resultados2008/)

El profesor ecuatoriano Santiago Pérez en una columna de opinión en el diario El Universo de Guayaquil manifestaba que el haber promovido la creación de las dos nuevas provincias puso en ventaja a los candidatos de Alianza PAIS

Sin duda el impulso a la creación de las dos nuevas provincias puso en ventaja a los candidatos oficialistas, pero este triunfo no fue un triunfo sobre la tan aburrida y repetitiva “partidocracia”, como dijo a viva voz el joven e hiperdinámico presidente Correa; la lección que nos deja está experiencia es la aparición de nuevas fuerzas de tinte regional o local que son:

- Uno étnico en Santo Domingo sin mayor vinculación con la CONAIE[4], el Movimiento Político Alianza Tsáchila que obtuvo un interesante segundo lugar. Valdría explicarle al presidente que no existe “partidocracia colorada,” ni gente de apellido Calazacón tiene mansiones en “pelucolandia”[5].

- El movimiento de uno de los gestores de la provincialización de Santa Elena que hizo sufrir más de un susto en el interior de las filas oficialistas durante la campaña.

La derrota del gobierno en Quinsaloma(6) es una muestra de cuan importante es el “puerta a puerta” en una elección, sin embargo no es de sorprenderse que el opositor natural del gobierno sea el Partido Sociedad Patriótica, eso lo demuestran los resultados de las ultimas elecciones del 30 de septiembre. Parecería que el presidente, en la defensa de su titulo de “abanderado del cambio”, promociona indirectamente la posible candidatura del ex presidente Gutiérrez, intentando elegir su adversario en la segunda vuelta. ¡Ojo presidente! cuidado pone a Sociedad Patriótica a pensar con detenimiento su postura en el referéndum, ya que de no aprobarse la nueva constitución tendrán que esperar dos años más para competir, con todos los riesgos políticos que eso implica.

Muchas de las decisiones que se tomarán en materia de división territorial, gobiernos seccionales y procesos electorales en la Asamblea Nacional Constituyente, surgirán del resultado de los cálculos del gobierno y su “socialismo a la criolla”. Esperemos que el clientelismo político, no sea la mecánica de campaña de los candidatos oficialistas en la era de la revolución ciudadana.


Oswaldo Moreno Ramírez
0911195030






[1] Francisco Javier BARRANCO SAINS, Marketing Político, Ediciones Pirámide. España 2003 Pág. 19.
[2] Nombre de Provincia número 24 de reciente creación en el Ecuador por parte del oficialismo.
[3] Hecho relevante dado el aparente cariz antiguayacense que tomó la elección.
[4] Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador.
[5] Termino que utiliza el presidente al referirse al sector donde habitan personas pudientes a quienes califica de “Pelucones”, algunos de sus colaboradores más cercanos habitan en dicho sector.
6 Cantón (Intendencia o Partido) de reciente creación

2 comentarios:

christine dijo...

¿"El movimiento de uno de los gestores de la provincialización de santa elena" no será de casualidad el de Jimmy Candell, el no hasta hace mucho socialcristiano? ¿Ese es el ejemplo que ponés sobre algo nuevo, diferente a la partidocracia?
Me tenés confundida...

Oswaldo Moreno dijo...

Estimada amiga:

Las movimientos políticos son nuevos o viejos segun los conceptos que representan y no porque sus integrantes hayan formado parte o no de otros partidos políticos. Sostener lo contrario sería como decir que PAIS no es algo nuevo porque sus principales líderes fueron parte de algun proyecto político anterior (Acosta PK, Gagliardo, Trajano, Corcho, Gustavo Larrea, y la lista sigue interminablemente), que Obama no representa nada nuevo porque es demócrata y así. Agradezco tu participación, pero sigo creyendo que Candel es un ejemplo de nuevos (e interesantes) movimientos distintos a la partidocracia, como también lo pienso de PAIS, o en la Argentina decir que la bandera del cambio es una farsa por que quienes la levantan en los satanizados noventas aplaudían a Carlitos Saúl.

Mil disculpas por la demora en responder.

Saludos,

Oswaldo Moreno